Perspectivas para los BRICS en 2018

Michiel Verstrepen, economista de Degroof Petercam

Jueves 1 de febrero de 2018 — Los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) seguirán siendo economías relevantes ya que estos países seguirán siendo los que más contribuirán al PIB mundial en 2018. No obstante, se trata de un grupo muy heterogéneo, que atraviesa por distintas situaciones económicas y políticas.

Brasil está dejando atrás la recesión económica, gracias a un mayor optimismo entre los consumidores. Los indicadores de confianza apuntan a que tendremos más noticias positivas en el futuro. El periodo desinflacionario ha llegado a su fin, con la inflación avanzando hacia los objetivos y con las previsiones de inflación bien fundamentadas. No obstante, a pesar de las mejoras recientes, todavía hay mucha debilidad en la economía y el crecimiento de los salarios sigue siendo modesto. Actualmente, la política monetaria es muy acomodaticia, mientras que las políticas fiscales deben endurecerse para evitar que tomen un rumbo insostenible, algo que será un gran desafío considerando las elecciones que se celebrarán en octubre.

Rusia se está recuperando tras una recesión que ha sido larga pero poco profunda, con el apoyo de los esfuerzos para reducir la dependencia del sector energético en la economía. El crecimiento del consumo está mejorando gradualmente, aunque los indicadores de actividad inversora siguen siendo débiles. Por su parte, el crecimiento de los salarios sigue estando limitado y la volatilidad del precio de los alimentos ha añadido presión a la baja sobre el IPC. En este contexto, la política monetaria sigue siendo de apoyo. Las restricciones fiscales serán un reto para Rusia en 2018, teniendo en cuenta el entorno negativo demográfico, a pesar de las medidas orientadas a incrementar la disciplina fiscal y a reducir el impacto del sector energético.

India ha situado su economía en una trayectoria de elevado crecimiento, con reformas drásticas como la desmonetización y la reforma del impuesto sobre bienes y servicios influyendo en el crecimiento a corto plazo. El crecimiento del consumo es el principal motor de la recuperación y recientemente también han mejorado la actividad inversora, la producción industrial y las exportaciones netas. Teniendo en cuenta el entorno económico favorable y la tendencia alcista de la inflación, se espera el Banco de la Reserva de la India permanezca a la espera por el momento. Tras las ambiciosas reformas que se han llevado a cabo, se espera una mejora fiscal, así como en el potencial a largo plazo.

Sudáfrica ha quedado fuera de la recuperación cíclica global y las previsiones de crecimiento siguen siendo moderadas. Los niveles de deuda externa siguen siendo altos, contribuyendo al déficit por cuenta corriente, mientras la inflación se mantiene en un nivel moderado pero cercano al objetivo del Banco de la Reserva de Sudáfrica. El crecimiento del consumo sigue siendo modesto y el actual entorno político parece estar lastrando la confianza y la inversión, por lo que las elecciones que tendrán lugar en la segunda mitad de 2019 serán vigiladas de cerca, ya que los problemas estructurales deben ser abordados y el tradicional panorama político puede cambiar sustancialmente.